Qué hacer con las cookies

Seguramente habrás escuchado en numerosas ocasiones la palabra “cookie” ligada a la informática. Esta se define como una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario. Son una potente herramienta empleada por los servidores Web para almacenar y recuperar información acerca de sus visitantes.

Las funciones de estas “galletas informáticas” son dos: llevar el control de usuarios (cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor) y conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario, e intentos de spyware, por parte de agencias de publicidad y otros. Esta última función es la que provocan que las cookies tengan detractores debido a los problemas de privacidad que esto conlleva para el usuario.

Y es que lo que sí que es cierto, es que lo que inicialmente se creó como un mecanismo para beneficiar al usuario ha sido utilizado para beneficiar al anunciante, que indaga en los formularios de nuestras idas y venidas y almacena perfiles de usuario para luego realizar una campaña personalizada.

Esto se debe a que entre otros datos las cookies pueden obtener recopilación de gustos, preferencias, hábitos, nombre y contraseña, y además que algún experto podría manipular estos archivos. Algo peligroso si no tenemos en cuenta algunos aspectos como eliminarlas periódicamente.

Así, en España, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha elaborado una guía para orientar a los usuarios sobre las “cookies” así como  a las empresas del sector sobre la aplicación de la legislación vigente en cuanto al uso de los datos personales de los ciudadanos.

Entre otras prevenciones que hay que tener en cuenta en el uso diario de Internet es borrar las cookies constantemente así como limpiar el historial también periódicamente. Se realiza de forma muy sencilla y puede que evitemos peligros futuros con los datos que vamos alojando en la red cuando navegamos.

Online cookies - Impacting.es

Leer Más

Todo sobre la Optimización de Conversión Web

El objetivo de toda Página Web es sacarle el mayor rendimiento a su portal con la finalidad de obtener ventas. Para ello, se realizan distintas campañas de Marketing con el propósito de captar clientes. Así, la Optimización de Conversión Web u Optimización de la Tasa de Conversion (en inglés Conversion Rate Optimization, CRO) se está convirtiendo en una parte esencial de ese plan de Marketing Digital.

Primeramente, conviene hacer una definición sobre este concepto: la optimización de la conversión web es el área de marketing especializada en incrementar las acciones deseadas de tus usuarios sin tener que invertir en atraer más tráfico. Así, el CRO te puede ayudar a aumentar las suscripciones a tu blog, mejorar tus ventas o contratar tus servicios, obtener mayor número de solicitudes, incrementar el tiempo de tus usuarios en tu web o bajar tu tasa de rebote. En definitiva, la optimización de conversión debe ser considerada como las técnicas y estrategias para la mejora de la conversión de visitas a clientes. Un reto, sin duda, sumamente complicado en los tiempos que corren.

El objetivo es aumentar el número de contactos y ventas a través de un Website. La tasa de conversión es la relación que existe entre la cantidad de visitas que recibe un sitio y las conversiones logradas. La optimización de la tasa de conversión se logra con un trabajo continuo de medición, análisis e incluso cambios en el diseño, en los contenidos y en la navegabilidad de un sitio web.

Para llevar a cabo una correcta  optimización de la conversión web  se debe mejorar mediante los tests, aplicar cambios evidentes para ayudarnos a obtener resultados significativos, optimizar allí donde el impacto sea mayor, utilizar escenarios de prueba más complejos, no confiar en las checklists, asumir que la conversión, sin más, no aporta beneficios, y no confiar en el azar.

Una posible hoja de ruta para el responsable de este campo sería la siguiente: definición del problema, conocimiento y comprensión del problema, planteamiento de hipótesis, propuesta de soluciones y tests y conclusiones finales, documentación y decisión.

Optimización de conversion web - Impacting.es

Leer Más

Cómo gestionar la experiencia de nuestro cliente

Conseguir un cliente hoy en día se ha convertido en un difícil reto. Por ello, conservarlo y fidelizarlo para que continúe confiando en nosotros y haciendo más compras futuras es una tarea básica para nuestras campañas de Marketing. Hay muchas maneras de intentarlo, como hemos visto anteriormente, pero una de las que está ganando más peso son las acciones de experiencia de compra o “Customer Experience Management”.

La experiencia de compra es la suma de las experiencias que tiene un cliente con un proveedor de productos o servicios y su relación e interacciones que tiene con este a lo largo del tiempo.

Hay que conseguir adelantarse a los deseos del comprador, no sólo realizar una experiencia de compra satisfactoria, sino ponernos en su piel y tener en cuenta que los consumidores no siempre realizan una compra de una manera racional, sino que influyen muchos impulsos emocionales.

Una vez realizada la venta tampoco hay que quedarse sólo en que el cliente haya quedado satisfecho con la misma sino que debemos personalizar con eficacia de forma masiva los productos y servicios ofrecidos. Una venta al detalle por  y para nuestro cliente.

En el modelo de medición de la experiencia del cliente, es importante tener controlados los indicadores básicos como es el caso del CRM (Customer Relationship Management o la Gestión sobre la Relación con los Consumidores), pero para realmente gestionar y aprovechar esta información y generar experiencias memorables, debemos contar con modelos más avanzados que vayan más allá de la satisfacción y se alineen con los resultados de negocio.

Así, no sólo nos tenemos que quedar en detallar los aspectos funcionales del producto sino que hay que tener en cuenta todo lo que pueda generar valor antes, durante y después de la venta al cliente para así crear verdaderamente una experiencia de compra satisfactoria.

En definitiva, el Customer Experience Management es una herramienta que permite  a las empresas entender las motivaciones internas de los comportamientos y actitudes que tus clientes sienten y actuar eficientemente para alargar su “ciclo de vida”.

CRM - Impacting.es

Leer Más